viernes, 4 de mayo de 2012

La Ciudadela del caos

Hoy, queridos seguidores de la caverna, os traigo una nueva muestra de la infinita amistad que me profesa el bueno de Forfy, del siempre recomendable blog Mundo alocado. En esta ocasión, el afamado dueño de dicho sitio de referencia me vino a obsequiar con un ejemplar de La Ciudadela del Caos. ¿Qué es La Ciudadela del Caos? Os lo explico ahora mismo. La Ciudadela del Caos es una de esas obras a mitad de camino entre la ficción, la literatura y el rol. Se trata de una aventura autojugable que va un poco más allá de las maravillosas entregas de El reto de las galaxias, que tanto gusta a un servidor.

La Ciudadela del Caos es una obra de unas 200 páginas, cuyo autor es Steve Jackson. En la misma, nos ponemos en la piel de un discípulo del Gran Brujo Yore, debiendo enfrentarnos a los retos de la Ciudadela para derrotar al malvado brujo Balthus Dire. Para ello deberemos usar nuestro ingenio, nuestras armas, y nuestros mejores conjuros.


El sistema de juego es muy sencillo. Con un par de dados de seis caras podremos crear nuestro personaje, cuya hoja se incluye en el propio libro (Alerta: no seáis tan zotes de escribir en el libro, fotocopiad la hoja...). Tiramos los dados, sumamos 6, e iremos  fijando cada una de las características. También se actúa así para la Magia. Hay tres características del personaje. Con la Destreza, manejaremos nuestras armas. Cuanta más destreza, más hábiles seremos al blandir la espada, más fuerza bruta tendremos. La Resistencia no tiene misterio: se trata de nuestro aguante, nuestra capacidad para recibir golpes. Nuevamente, cuanta más, mejor. Por último, y no menos importante, la Suerte. Todo buena aventurero debe tener la diosa fortuna de su lado. Con ella, podremos tratar de rendirnos a la aletoriedad de nuestra dicha.

Como os anticipaba, también tenemos la Magia. Cuanto mayor sea nuestro átributo de magia, más hechizos sabremos, y será mejor para nosotros. Sin embargo, deberemos ser lo suficientemente hábiles como para repartir nuestro conocimiento mágico de forma adecuada. No sabemos a qué nos enfrentaremos dentro de la Ciudadela, por lo que elegir bien qué hechizos sabemos (hay una lista cerrada) será vital.

El sistema de combate es sencillo: Nuestra Destreza contra la Destreza de oponente. Si ganamos, quitamos Resistencia al oponente, si perdemos, nos la quitamos nosotros. Si la Resistencia llega a cero, habremos muerto. Hay modificadores para hacer críticos, y cosas por el estilo, pero no supone dificultad alguna.

El sistema de juego es ágil, con muchas decisiones, secundarios de todo orden, y rápidamente adictivo. A medida que avencemos, las cosas se torcerán, pudiendo perder Destreza, Resistencia, Suerte... En fin, que no todo será sencillo por muy bueno que haya salido nuestro personaje. Además, pronto entrará en juego nuestra propia astucia a la hora de decidir. Tal vez no compense gastar un hechizo, o tal vez sí, nunca se sabe. En definitiva, una entretenida aventura con la que tengo la suerte de contar. Muchas gracias, amigo.
Publicar un comentario en la entrada