jueves, 18 de diciembre de 2014

Si quieres jugar en condiciones, paga (otra vez)

Hace algunas semanas os hablaba de mi evaluación de la saga de Assassin´s Creed, y cómo tenía la firme idea de que la cosa va a la deriva. Ciertamente, viendo las críticas que están lloviendo, mucho se podría hablar de este concreto juego, pero hoy me quiero centrar en un aspecto que no sólo afecta a Assassin´s Creed, sino a otros muchos juegos (sobre todo MMO) y que está tan de moda hoy en día: el contenido descargable.

Partamos de antecedentes viejunos. En mi adolescencia, que no queda tan lejos, uno se comparaba un juego de PC o de Consola (ya fuera PS, o cualquier otra) y ahí tenía su juego. No había añadidos, no había pluses, no había más leña que echar al fuego. Tenías tus X horas de juego, con lo que diese la historia de turno y punto. Luego tú podías volver a jugar, marcarte retos personales, o lo que fuera... pero el juego tenía un fin, una meta que alcanzar y así te quedabas satisfecho.

Un juego honesto, de otros tiempos
La llegada de consolas más avanzadas y el uso indiscriminado de Internet trajeron cantidad de cosas buenas al mundo del videojuego. Muchos destacarían los MMO, por ejemplo por el hecho de hacer amigos on line, aunque ya sabéis que no son santo de mi devoción. Otros verán con buenos ojos que los bugs de determinados juegos se puedan resolver con parches, o que se actualicen las plantillas de los equipos de nuestro juego de fútbol de turno. Todos esos aspectos son sin duda positivos, sobre todo en función del gusto de cada uno.

martes, 16 de diciembre de 2014

Material de la caverna en lulu.com: Guerra en Hoth, Kessel y Operación Pícaro.

Hacía mucho tiempo que no tenía material nuevo para subir a lulu.com, y aquí va una nueva tanda. Como bien sabéis, una búsqueda de "CAVERNA DE ROL" como autor os arrojará una buena cantidad de material de esta casa, tanto de Star Wars d6 como de MAoS. Hoy incorporo tres aventuras más de Star Wars d6 que llevan tiempo disponibles en la página de material del incunable de West End Games. Os aviso de que no he tenido en mis manos los formatos físicos, por lo que puede haber fallos. Repasemos un poco qué nos deparan estas tres aventuras recuperando las entradas originales.


"La aventura en sí se desarrolla en la base rebelde de Hoth, antes de la invasión del Imperio. Se trata de poder rolear una de las, en mi opinión, mejores partes de la trilogía original. Como de costumbre, la aventura está diseñada para la primera edición del juego de West End Games, aunque se puede emplear con otras ediciones, sobre todo considerando que abunda la presencia de vehículos para los que las habilidades estándar de la primera edición no empastan muy bien."


jueves, 11 de diciembre de 2014

Revelaciones

Fue la cosa más rara que he visto hasta el momento en mi vida. No, no me refiero al hecho de que los soldados de asalto del Imperio tengan una pésima puntería y pudiésemos quitarles los trajes para infiltrarnos en el palacio del gobernador. Eso me pareció hasta normal, dentro de lo que debe considerarse habitual en la vida de un contrabandista. Lo raro vino después, cuando quitamos a los soldados de asalto los cascos y Fett hizo lo propio con el suyo. Uno de los soldados era idéntico a él.

- Te dije que les sonaría mi cara, pero no creo que haga falta que nos volvamos a quitar los cascos- me dijo mientras se ponía el casco blanco y escondía su equipo.

No sabría decir si me sentía más extrañado o aterrado por lo que acababa de ver. Ciertamente, había escuchado muchos rumores sobre un sujeto que había servido de patrón para el ejército de clones e la Antigua República, pero jamás pensé que Boba Fett fuera ese patrón. 



Tan pronto como me puse el traje de asalto, entendí un poco la razón de por qué los soldados imperiales no acertarían a un Rancor en un pasillo de tres metros de ancho. Ciertamente, ver algo con ese casco era harto complicado. Sin embargo, si todo salía bien, no haría falta desenfundar los blásters. 

jueves, 4 de diciembre de 2014

Revisando Assassins Creed Rogue

Hace unas semanas os daba mi visión general de la saga Assassin´s Creed y os decía algo que he cumplido finalmente: "La búsqueda del fruto, del Observatorio y demás cacharros de la primera civilización no me parecen más que un macguffin de la leche que nos cuela Ubisoft para darnos lo que nos (me) gusta: la lucha entre Asesinos y Templarios. Creo que podrían ser un poco honestos y dejar a un lado la historia de Minerva, Juno y compañía. A mí me daría exactamente igual y muy posiblemente seguiría comprando los AC que salgan. En mi opinión, sin la historia paralela en el presente Assassins Creed no pierde nada."

Vive Eru que he caído nuevamente en las frías garras de Ubisoft y su saga de enfrentamientos entre Asesinos y Templarios. AC Rogue es el décimo juego de la saga que me roba días de vida, y creo que mi visión sobre él bien merece la pena que os robe unos minutos de la vuestra. Así pues, allá vamos, con el siempre cauto aviso de que hay spoilers (Luego no me vengáis a tocar las narices por si os destripo algo).



Comencemos por la época y el personaje principal. Shay Patrick Cormac es un joven asesino que acaba de ingresar en la Hermandad a mediados del siglo XVIII. Desde el punto de vista histórico y geográfico, el juego nos lleva al Atlántico norte y Nueva York, junto a River Valley, durante la Guerra de los siete años. A lo largo de la historia, Shay sigue las órdenes del mentor de los Asesinos, que no es otro que Aquiles Davenport, al que recordaréis de AC3. Una misión lleva a otra, siempre con la búsqueda de artefactos de los precursores como hilo conductor, hasta un momento crítico en el que Shay viaja a Lisboa buscando uno de estos "cacharros". Es en ese momento en el que se produce el terremoto de Lisboa de 1755. Shay intenta hacer recapacitar a Aquiles, pero éste no le hace caso. Desde entonces, decide obstaculizar los planes de los asesinos, lo que le llevará irremediablemente a convertirse en un templario.   

jueves, 27 de noviembre de 2014

La ruta del comercio: aventura para El Anillo único

Hoy en la caverna publico una nueva aventura para El Anillo único: aventuras al borde del Yermo. Como bien sabéis, se trata de un juego publicado en España por Devir, y que se ambienta en el mundo de Tolkien.



La nueva aventura que presento hoy se titula La ruta del comercio, y sigue un formato y estética muy similares a las tres aventuras que ya publiqué para el juego que nos ocupa. Por supuesto, La ruta del comercio pronto acompañará a estas aventuras en la página de material del blog para El Anillo único.

jueves, 20 de noviembre de 2014

Criticando Assassins Creed

El título de la entrada de hoy es bastante significativo pero no os dejéis engañar, no todo van a ser palos a Ubisoft. Muy al contrario, me declaro gran seguidor de la saga Assassins Creed. La entrada de hoy no es ni mucho menos el resultado de una pataleta ni de un encuentro desafortunado con una entrega de la saga. Muy al contrario, he jugado a todos los Assassins Creed sacados hasta la fecha en PS3, e incluso estoy jugando ahora a uno en PC.


Entremos ya en el tema que nos ocupa. Vaya por delante que puede haber algún que otro aspecto de la trama que os revele (los llamados spoilers), así que no me pidáis cuentas si os enteráis de algo que no deberíais. Os pongo en situación. Assassins Creed parte de la historia de Desmond Miles, un camarero estadounidense que es secuestrado por Abstergo, una multinacional que está presente en múltiples productos cotidianos. Desmond es conectado a una máquina llamada Animus que, a través del ADN, es capaz de indagar en las vidas de sus antepasados. De este modo, Desmond descubre que sus ancestros pertenecían a una Hermandad, la de los Asesinos, que se enfrentan desde tiempo inmemorial a los Templarios, representados en la actualidad por Industrias Abstergo. La idea de los Templarios es obtener una serie de objetos de gran poder para dominar el mundo. De una u otra forma, los antepasados de Desmond han tenido acceso a dichos objetos. 

La primera entrega de Assassins Creed comienza en las cruzadas, con el personaje de Altaïr Ibn-La´Ahad, un asesino criado en el seno de la Orden y que es de los más efectivos y precoces en su cometido. El juego, si me preguntáis mi opinión, peca de repetitivo: subir a una atalaya, rescatar a un ciudadano, robar un objeto... También eché en falta algo de variedad en las armas. Sin embargo, no puedo decir por ello que sea malo. Para mí fue una grata adquisición, y muestra de ello es que seguí jugando a las posteriores entregas. Obviamente, como toda primera entrega tiene cosas mejorables, como la facilidad con la que te atacan los guardias. 


Assassins Creed II nos pone en la piel de Ezio Auditore, asesino obligado por las circunstancias, que nace en Florencia a mediados del siglo XV. Esta entrega de la saga es, creo yo, la que más mejora a su predecesora. Se incluyeron múltiples aspectos novedosos que incluían una mayor variedad de armas, una riqueza de escenarios que, para aquellos que hemos tenido la suerte de ir a Florencia, Roma y Venecia, hace que se te salten las lágrimas (con eso no estoy diciendo que la ambientación de Assassins Creed I sea mala, ni mucho menos). También era novedoso ver literalmente nacer a Ezio, cómo afronta la pérdida de su padre y sus hermanos, y se ve abocado a una vida muy diferente de la que hubiera llevado. 


Sigo con datos positivos, como la reconstrucción de Villa Auditore, la colección de plumas de Petruccio (algo tedioso de lograr, pero que me atrae más que los estandartes de la primera entrega), las colecciones de arte y, en general, la estética del juego. Incluso, las misiones experimentan un incremento considerable de dificultad, con mención especial del llamado por mí "barquito del infierno", una de las misiones de los caciques de Savonarola. Por supuesto, también están ahí los glifos para profundizar en la historia de la actualidad con Desmond. Todos estos elementos mejoran con mucho la anterior entrega, haciendo que el juego sea menos repetitivo que el I.