jueves, 21 de mayo de 2015

Compras compulsivas: En el umbral para El señor de los anillos LCG

Hacía bastante tiempo que no dedicaba una entrada a El señor de los anillos LCG, y creo que ya iba tocando. Hoy os traigo la segunda y última entrada sobre las expansiones dedicadas por dicho juego a El Hobbit: "En el umbral". 

"En el umbral" pone fin a las aventuras y desventuras de Bilbo Bolsón y la compañía de enanos de una manera brillante, dejando claro que lo que hizo Peter Jackson con su primera, segunda e, incluso, tercera película fue demasiado. Con dos entregas, El señor de los anillos LCG traslada con gran fidelidad El Hobbit a nuestras mesas. Pasemos al análisis del contenido de esta nueva expansion.

Al igual que en su antecesora "Sobre la colina y bajo la montaña", nos encontramos 165 cartas. Sin embargo, sigue siendo necesario tener a mano la caja básica del juego, pues la expansión que nos ocupa no trae contadores de recursos ni fichas de avance o heridas. También nos harán falta cartas de la caja básica para configurar un mazo con suficiente número de cartas.

La preciosa caja no da de sí para guardar la expansión
La caja de la expansión es muy similar a la anterior entrega, por lo cual el espacio para guardar las cartas una vez enfundadas brilla por su ausencia. Sin embargo, la caja básica permite todavía guardar sus cartas y estas dos expansiones, siempre que tengamos cierto orden. 

jueves, 14 de mayo de 2015

J.J. Abrams, eres mi única esperanza

Se acerca poco a poco el estreno cinematográfico que tantos estamos esperando y, en cierta medida, temiendo: el episodio VII de Star Wars. Estos meses que quedan hasta entonces aflorarán los nervios, las ganas porque llegue ese mágico momento en el que nos cobren una pasta gansa por adentrarnos dos horas más en el antaño universo de George Lucas, y el miedo....

Sí, el miedo, el miedo a que el bueno de J.J. Abrams la líe, porque todos recordamos lo que se hizo con la anterior trilogía, con ese edulcorado, aniñado e infumable bodrio que fue La Amenaza fantasma. Todavía recuerdo el día que fui a ver ese Episodio I en plena adolescencia. Fuimos tan incautos de ir varias horas antes, por si nos quedábamos sin entradas para ver lo que debería ser el gran hito cinematográfico de nuestra juventud. 


Aquello fue lo que fue, Jar Jar Binks incluido, y no era más que el preludio de lo que iba a ser la trilogía precuela que nos regaló George Lucas. No entraré en mucho análisis ni detalle de lo que para mí fue la nueva trilogía, pero simplemente diré que La venganza de los sith sí me gustó, y me pareció un buen cierre a una trilogía claramente por debajo de la antigua. Si queréis leer algunas de las críticas que puedo tener hacia la nueva trilogía, mejor que os leáis este interesante artículo de Jot Down, que parece que me han leído la mente.

jueves, 7 de mayo de 2015

Viejas deudas, peligros futuros

Su estúpido bombín seguía adornando su cabeza de chorlito. Le recordaba algo más grueso, pero supuse que las raciones en las prisiones imperiales no habían mejorado desde mi última estancia en una de ellas. 

Me miró con desprecio, pero a esas horas yo ya sabía que no me quería ver muerto. Si esa hubiese sido su intención, ya habría estado alimentando a Sarlacc desde hace un rato largo.


- Nos vemos otra vez, Rodgers - se acercó a mí pausadamente, como si quisiera recrearse en ese momento - ¿Cuánto tiempo hace? - me preguntó echándome el aliento encima.

- Yo diría que... - una bofetada calló lo que iba a ser una contestación a la altura de las circunstancias. Ya me conocéis, mi ingenio es superior a mi cautela. 

La tensión se notaba en el ambiente. El silencio sólo era interrumpido por los mugidos de fondo de los Banthas y el sonido de los chispazos de los androides que reparaban vainas. Estaba tan aburrido que me acordé de una historia que se contaba sobre una carrera que había ganado años atrás un mocoso esclavo. Me preguntaba qué habría sido de él.

jueves, 30 de abril de 2015

Las entradas más destacadas de los cinco años de caverna de rol

Llegó el día. Como anticipé hace un mes, Caverna de rol cumple la friolera de cinco años hoy. Para celebrarlo, nada mejor que hacer un repaso de las entradas más destacadas, y para ello, fijémonos en los datos objetivos como número de visitas, comentarios y +1 de Google. Así pues, allá vamos: 

La entrada más visitada de estos cinco años ha sido FFVII: Conseguir límites más rápido, con la friolera de 4157 visitas en el momento de edición de la presente entrada. Si todas mis entradas tuvieran tanto éxito, a buen seguro viviría de esto, jeje. Me produce gran satisfacción que la entrada más visitada de la caverna sea precisamente de mi Final Fantasy favorito aunque, vista con perspectiva, la entrada podría haber quedado mejor maquetada. Eso sí, el contenido es de primera, aunque esté mal que yo lo diga.

La entrada con más comentarios de estos cinco años ha sido ¿Es bueno Internet para el rol? Se trata de una sesuda entrada de opinión que consiguió 22 comentarios, incluidas mis respuestas, sobre un tema que causó bastante debate. Como sabéis, Caverna de rol no es un blog en el que suela entrar en temas controvertidos, ni está a la altura de otros blogs más teóricos sobre rol, pero me alegra la presencia de dicha entrada en esta lista.

jueves, 23 de abril de 2015

¿Renovarse o morir?

Como bien sabéis, este blog se caracteriza por mantener en el candelero viejas glorias de los juegos de rol. Efectivamente, me refiero a MERP y Star Wars d6. Sin embargo, de un tiempo a esta parte (y mucho antes, la verdad) están proliferando juegos que versan sobre esas mismas ambientaciones. Por ejemplo, ya me he topado en las tiendas con Al filo del Imperio y, supongo que a no mucho tardar, lo haré con La Era de la Rebelión. Por otra parte, conocido por todos debe ser El señor de los anillos en su versión CODA (ya os he dicho lo de "mucho antes, la verdad") y, el más querido en estos lares, El Anillo Único.


Llegado este punto, uno se plantea si lo más recomendable es seguir con sus viejos juegos desoyendo las novedades de nuestras más queridas editoriales, o dejar a un lado nuestra nostalgia y nuestros mejores recuerdos de juventud. Ciertamente, en más de una ocasión esa nostalgia me ha empujado a seguir con mis juegos. Así lo hice con MERP en detrimento del sistema CODA, y no me arrepiento de ello. A pesar de su infinidad de tablas, sus críticos gore y su no tan bien llevada ambientación del mundo de Tolkien, MERP siempre cumplió mis expectativas. Sin embargo, a día de hoy sí que tengo mis dudas de seguir con él (si es que alguna vez se presentase la ocasión de una partida). Creo que la llegada de El Anillo Único, con múltiples reglas pero con un sistema profundamente elaborado (a pesar de segundas ediciones que corrigen fallos) es más atractivo y me llama más. La nostalgia está bien, pero todo tiene un límite que creo que MERP rebasó hace largo tiempo.

jueves, 16 de abril de 2015

Te odio, Peter Jackson (II)

Prosigo con mi cruzada personal contra Peter Jackson con mi análisis de la segunda entrega de El Hobbit "La desolación de Smaug". Al igual que con la primera de las películas, me he molestado en ver la versión extendida, un largometraje de tres horazas. Estad tranquilos, pues no creo que os lleve mucho más de cinco minutos leer esta entrada.

Como recordaréis, habíamos dejado a Bilbo y compañía en las garras de las águilas, justo después de destrozar uno de los mejores capítulos del libro. En esta segunda película el grupo debía atravesar el bosque Negro, no sin antes visitar a Beorn. Sin embargo, el bueno de Peter mete un flashback para presentarnos la conversación inicial entre Gandalf y Thorin. Ya que os ponéis pesados, os diré mi opinión: yo lo habría incluido en la primera película. Bueno, no nos engañemos, no lo habría incluido... El bueno de Peter es muy de llenar huecos al principio de las películas, tal y como hizo en Las dos torres con la batalla entre Gandalf y el Balrog.


En el libro, el encuentro de Beorn es una demostración de ingenio de Gandalf donde además se presenta a un personaje peculiar dentro del propio mundo de Tolkien. Pues bien, la llegada a la casa de Beorn se parece como un huevo a una castaña al libro. Primero, con la noche que pasa el grupo resguardado en el cobertizo y luego por lo apresurado de la historia de Gandalf para presentar a los enanos. Estos cambios le restan gracia a la escena y no sacan todo el partido que debieran a Beorn.

La apariencia no termina de convencerme
Pasamos a una escena con Bolgo (sí, Bolgo) que aparece a destiempo. Lo curioso es que se presenta como si fuese un orco cualquiera, sin molestarse en indicar que es hijo de Azog. Por supuesto, esto se debe al problema arrastrado desde la primera entrega de meter cosas con calzador y alterar la historia de El Hobbit...