jueves, 26 de febrero de 2015

Mungo Arenas para El Anillo Único

Hoy os traigo material para El Anillo único: aventuras en el Yermo. Como en otras ocasiones, se trata de una ficha de personaje que podéis utilizar en vuestras partidas, ya sea como parte de la compañía o como un personaje secundario. Como siempre, esta ficha pronto engrosará la página de material del blog para el juego de Francesco Nepitello. 

Little Hobbit by Caelkriss
El personaje que os traigo hoy responde al nombre de Mungo Arenas y, como sin duda habréis deducido, es un hobbit de la Comarca. Mungo es el explorador que he creado para mi grupo de juego de El Anillo Único, y ahora también puede ser el vuestro.

La historia de Mungo es la de otros pocos hobbits de su generación. Habiendo oído mil y una veces las aventuras de Bilbo Bolsón, no es de extrañar que se haya lanzado a la aventura y haya dejado atrás La Comarca.

Mungo puede ser ese saqueador, ese saquehobbit, que vuestra compañía necesita. Enviadle a peligros que os helarían la sangre, pues Mungo esconde mucho más de lo que él mismo cree. Sin más, os dejo la ficha de Mungo en PDF. Espero que la disfrutéis.

jueves, 19 de febrero de 2015

Compras compulsivas: sobre la colina y bajo la montaña para El señor de los anillos LCG

Hace unas cuantas semanas presumía de regalo de mi mujer con una entrada sobre el juego de cartas de El señor de los anillos. Hoy os muestro la primera de las expansiones que he comprado para este juego: "Sobre la colina y bajo la montaña".

Los lectores más avezados se habrán percatado de que se trata de una expansión basada en la primera parte de El Hobbit. Efectivamente, "Sobre la colina y bajo la montaña" abarca desde el comienzo de la partida del señor Bolsón hasta su huida a lomos de las águilas. Para aquellos que hayáis leído el libro, esto nos sitúa en "De la sartén al fuego", uno de mis capítulos favoritos. Existe una segunda expansión basada en el Hobbit de la que también daré cuenta en el blog.


En esta "entrega" encontramos 165 cartas para dar vida a las aventuras de Bilbo y compañía. Sin embargo, sigue siendo necesario tener a mano la caja básica del juego, pues la expansión que nos ocupa no trae contadores de recursos ni fichas de avance o heridas. También nos harán falta cartas de la caja básica para configurar un mazo adecuado. Se puede optar por crear mazos que sean respetuosos con la cronología de El Hobbit, lo cual es lo más recomendable, o crear mazos con libertad. La expansión, que incluye un libro de reglas específico, también nos orienta sobre qué mazos crear. Sin embargo, se trata de mazos que mezclan cartas de distintas esferas de influencia, lo cual dificulta el juego. Por ello, conviene revisar las cartas de la caja básica y de la expansión y crear un mazo de una esfera de influencia por jugador. A fin de cuentas, crear mazos y estudiar estrategias es una de las partes más interesantes de este tipo de juegos.


Vayamos con novedades. Como supondréis, esta expansión trae una carta de Bilbo, que a los efectos del juego es un héroe que pasa cada turno a ser controlado por el jugador inicial, pero que no computa a efectos del límite de tres héroes por jugador. Otra peculiaridad de Bilbo es que tiene un icono de recursos especial que nos ayudará con algunos impedimentos de la expansión, como los incómodos sacos de los trolls. Los sacos impiden a los personajes ser preparados, unirse a misiones, etc... Ni qué decir tiene lo complejo que hace esto el juego, pero un grupo avezado de jugadores con unos buenos mazos podrán dar cuenta de los trolls.


La caja de la expansión es, como todo el juego, una maravilla estética. Sin embargo, y esto es lo que peor veo, no permite guardar las cartas de modo adecuado una vez que las metes en fundas. Por fortuna, la caja básica es suficientemente grande como para guardar las cartas propias del básico y esta expansión. Incluso, bien organizada, da para la siguiente expansión basada en El Hobbit. 

jueves, 12 de febrero de 2015

La fragua de la caverna: material en ciernes para El Anillo único

Tiempo atrás solía publicar una entrada titulada "La fragua de la caverna" en la que daba cuenta de las entradas con las que os ibais a encontrar en esta casa en el mes siguiente. Esas entradas se acabaron, ya que mi ritmo de producción decreció hasta niveles insospechados.


Hoy retomo en parte esa buena costumbre para adelantaros lo que estoy preparando para El Anillo Único. Ciertamente, se trata de material que tardará tiempo largo en ver la luz, pero creo que merece la pena comentar la jugada. De momento, os podéis contentar con la página de material para el juego de esta casa, que creo que no está nada mal...

viernes, 6 de febrero de 2015

Astucia

Fett y yo llegamos a la torre central con bastante facilidad. Sin embargo, la situación se complicó al llegar al control del bloque D de la prisión. Había un enorme trasiego de soldados de asalto yendo de un lado para otro, escoltando a más de un prisionero, e incluso diría que había un wookiee entre ellos. Nos abrimos pasos entre tanta afluencia y llegamos a nuestro destino. 


El oficial al mando nos observó con desconfianza y revisó su registro de incidencias. Tras una pausa que me heló la sangre, preguntó por nuestros números y encargo. Dudamos un instante, lo cual desató las sospechas del imperial.

- Reparaciones. Venimos a reparar las compuertas estropeadas. Nos envían desde el bloque A - afirmó Fett ante mi mirada de tensión. Por una vez el casco de soldado de asalto había supuesto una ventaja.

-No he sido informado, aunque es cierto que las compuertas llevan estropeadas demasiado tiempo - Razonó el oficial.- Proceded. Se trata de las compuertas de la D23 y la D34.

Todo iba sobre ruedas. Pregunté a Fett cómo había sabido de las reparaciones, y su respuesta hizo justicia a su fama: "Digamos que soy el responsable de que las instalaciones no estén a la orden del día". Fue un momento confuso, pues en aquel instante llegué a sentir admiración por el mandaloriano. Sin embargo, los acontecimientos se precipitaron de modo contrario a nuestros intereses.

- ¡Vosotros! ¡¿Me podéis explicar que hace aquí otra escuadra de reparación?! 

Lo siguiente fue algo confuso, pues sólo recuerdo disparar contra el oficial de la prisión y recibir un fuerte golpe en la cabeza. 

jueves, 29 de enero de 2015

Te odio, Peter Jackson (I)

Los que leéis este reducto de frikismo cada semana, sabéis perfectamente de mi amor por la obra de J.R.R. Tolkien. Se trata de un amor incondicional, y duradero que no admite injerencias ni ataques. Es algo así como el amor que tengo por mi PS3 mi mujer. Y ese amor se ha visto herido por el señor Peter Jackson. Esta es la primera de tres entradas que, salvo atasco mental importante, pienso hacer sobre la adaptación cinematográfica de El Hobbit. 

Para proseguir este no tan sesudo análisis de la trilogía de El Hobbit partamos de una idea esencial: no soy crítico de cine. Yo no voy a buscar los fallos o aciertos de las películas basándome en la interpretación de los actores, el montaje, la producción, ni cuestiones por el estilo. Simplemente voy a mostrar mi opinión basándome en una idea principal: mi amor por el libro de El Hobbit y si se ha respetado su espíritu. Así pues, vayamos con el análisis de El Hobbit: un viaje inesperado.


Para comenzar, he releído nuevamente mi libro de El Hobbit para poder ponerme en contexto de modo adecuado. He de decir que el comienzo de la película, con el encuentro de Bilbo y Gandalf es de lo más acertado que veo en ella. Me gusta que la película sea tan fiel con la conversación, o al menos con el corazón de la misma, e incluso puedo pasar por alto que la llegada de los enanos a la casa de Bilbo no sea del todo fiel al libro. En particular, pienso en la ausencia de capuchas y barbas de colores, pero bueno, puedo entender que esto se obviara. Sí se es fiel con las canciones de los enanos, que ocupan una buena parte de las primeras escenas, aunque seguramente a más de uno le den ganas de mirar a otro lado. Sin embargo, van muy con el tono del libro, y eso es respetable. Sin esas canciones, cuya presencia va menguando en la obra de Tolkien a medida que se avanza en la Guerra del Anillo, no estaríamos en El Hobbit.

jueves, 22 de enero de 2015

Jugando a El Anillo único: creando el grupo de juego

Poco partido le he podido sacar hasta ahora a El Anillo único, juego del que disponéis de material en la página de esta casa dedicada al efecto. Por ello, uno de mis objetivos para este recién comenzado año, y que vete tú a saber si va a llegar a cumplirse, es poder jugar a él. Para empezar, estas pasadas Navidades logré engañar convencer a mis primos, de mi habitual grupo de Star Wars d6, para iniciarse en el mundo de Tolkien como juego de rol. 

Para comenzar, tocaba abrir la primera sesión de juego sin llegar a jugar de modo propiamente dicho: la creación del grupo. Para mí esta es una de las sesiones que más valor tienen en todo juego. Recuerdo con cariño aquella creación de PJs en MERP, o incluso haberme sorprendido a mí mismo con creación de personajes por mera diversión. Con estos antecedentes, bien podéis suponer que la sesión de creación me agradó mucho.


Vayamos ya al meollo del asunto. Bien podría haber empleado para mi PJ (sí, seré Maestro del saber y PJ a la vez por la escasez de jugadores) la ficha de Bindôlin que tenéis disponible en la caverna. Sin embargo, tanto mi prima como mi primo optaron por crearse sendos elfos del bosque Negro. Un grupo de aventureros con tanto elfo habría sido demasiado homogéneo, aunque facilitaría la creación de los vínculos entre los aventureros. 

El grupo pareció en poco tiempo la fiesta de cumpleaños de Legolas
Pues bien, mi primo optó por un elfo del bosque Negro de nombre Herlor (como veis, pasó bastante de usar alguno de los nombres del juego). Mi prima, por su parte, se creó una elfa llamada Miriel (y expresó su indignación, que comparto, por la escasa lista de nombres femeninos que proporciona le juego). Finalmente, yo creé un enano de la Montaña solitaria llamado Astukiel (también me pasé por el forro los nombres del juego) para aportar algo más de rudeza, testarudez y pelirrojismo al grupo.