jueves, 18 de diciembre de 2014

Si quieres jugar en condiciones, paga (otra vez)

Hace algunas semanas os hablaba de mi evaluación de la saga de Assassin´s Creed, y cómo tenía la firme idea de que la cosa va a la deriva. Ciertamente, viendo las críticas que están lloviendo, mucho se podría hablar de este concreto juego, pero hoy me quiero centrar en un aspecto que no sólo afecta a Assassin´s Creed, sino a otros muchos juegos (sobre todo MMO) y que está tan de moda hoy en día: el contenido descargable.

Partamos de antecedentes viejunos. En mi adolescencia, que no queda tan lejos, uno se comparaba un juego de PC o de Consola (ya fuera PS, o cualquier otra) y ahí tenía su juego. No había añadidos, no había pluses, no había más leña que echar al fuego. Tenías tus X horas de juego, con lo que diese la historia de turno y punto. Luego tú podías volver a jugar, marcarte retos personales, o lo que fuera... pero el juego tenía un fin, una meta que alcanzar y así te quedabas satisfecho.

Un juego honesto, de otros tiempos
La llegada de consolas más avanzadas y el uso indiscriminado de Internet trajeron cantidad de cosas buenas al mundo del videojuego. Muchos destacarían los MMO, por ejemplo por el hecho de hacer amigos on line, aunque ya sabéis que no son santo de mi devoción. Otros verán con buenos ojos que los bugs de determinados juegos se puedan resolver con parches, o que se actualicen las plantillas de los equipos de nuestro juego de fútbol de turno. Todos esos aspectos son sin duda positivos, sobre todo en función del gusto de cada uno.


Sin embargo, y ya voy a mi crítica, no puedo con los contenidos descargables. Juegos que han valido un dineral (entre 50 y 70 €, sin correr) son un sacacuartos sin final para aquellos que quieran tener todo pasado, o que pretendan lograr los extras de turno. Hablamos de nuevas zonas que explorar, nuevos tesoros, nuevos retos, y jugadores de primera y de segunda. Así, como en la vida real: clase turista y business; manzana normal o royal; platea o preferente... Si tienes dinero, a gastarlo, a lograr más que el vecino haciendo menos.

Vuelvo a Assasin´s Creed, centrándome en el III. En este juego no puedes tener todos los trajes de Connor sin gastarte más dinero del que ya has pagado por el juego ¿por qué? porque a alguien de Ubisoft se le ocurrió que lo mejor era dejar incompleto un juego que vendían por una buena pasta.

Otro "caso de éxito" que me encontré fue el de Dragon Age Origins para PS3. Por una serie de promociones, resulta que el juego me salió literalmente por 2 €. Ese precio, genialmente competitivo, fue lo mejor de un juego que, por otra parte, no ha dejado mucho poso en mi memoria lúdica. El caso es que en una conversación en el juego se ofrecía la posibilidad de contenido descargable al módico precio de 9,99 €, lo cual suponía casi 5 veces más de lo que me costó el juego. Por supuesto, no piqué, y a día de hoy estoy orgulloso de ello, pero me parece una desfachatez que a las alturas a las que estamos el precio normal del juego en platinum sea de 20 €, y me cobres la mitad de ese precio en un descargable.


Y vamos con el colmo de lo que me he encontrado a título personal: The Old Republic. No, no puedo expresar con palabras mi repulsa a este juego, a cómo la saga KOTOR ha ido desvariando hasta aniquilar el brillante guión de la primera entrega, pasando por una cursilería inacabada en la segunda y dando un giro de tuerca excesivo en ese MMO que no casa con Star Wars. El juego empezó valiendo un puto dineral. La única razón por la que lo compré fue que lo adquiría en EEUU por unos 8 € al cambio, lo cual me parecía un gran precio, hasta que jugué... No quiero entrar ahora en el hecho de que creo que te puedes descargar el juego gratuitamente, porque entonces me hierve la sangre.

Si no activas la suscripción de un mes que venía con el juego, progresabas más lento, recogías menos premios, adquirías menos experiencia, tenías un límite de resucitaciones.... En fin, un despropósito al que seguro que estaréis acostumbrados los que jugáis regularmente a MMOs. Ciertamente, no puedo criticar que las empresas de videojuegos quieran ganar dinero con lo que hacen, pero es tan desesperante como cuando compras un CD de música a 20 €, y la reedición con 10 canciones más vale 25 € dos meses más tarde: una tomadura de pelo.... Sólo pido honestidad: si el negocio es cobrarme por avanzar más rápido, ganar más experiencia, o visitar más zonas, hazlo de entrada, pero no cambies el modelo con más contenido que no me diste en un primer lugar porque no te apeteció.

En fin, necesitaba descargar la rabia. Vuelvo a FFVII. Con ese juego no hay enfado que valga...


3 comentarios:

Sr. Forfy dijo...

¿No hay enfado que valga? ¿Qué opinión se merece que anuncien a bombo y platillo que lo van a sacar para PS4, sin remasterizar ni absolutamente extras ni nada, al módico precio de 16€? Llevan troleando al personal con el juego este ...

Al hilo de tu post, los DLC y las remasterizaciones del mismo juego (sacar el GTA V en la PS3 y luego mejorado -pero igual- en la PS4) para mí están haciendo mucho daño. Sí sólo se valora la potencia gráfica... pues a jugar en PC y punto. Lo preocupante es como estudios que podían estar dedicados a nuevas IPs pierden el tiempo remasterizando.

Por cierto que ya sabes que un poco anti-FFVII (por eso me pico siempre contigo). Pruébate el Suikoden II ;) El pixel si que es honesto.

Bindôlin Filadut dijo...

El FFVII (no la mandanga engañosa que van a sacar ahora) es honesto, un juegazo, aunque no sepas reconocerlo, jeje.

Sí, se están pasando demasiado con tanto DLC de marras. Parece que no hay inventiva. ¡Vivan los pixels!

Sr. Forfy dijo...

Por cierto, si actualizas el blogroll seré feliz ¿_¿