jueves, 21 de abril de 2016

Sé lo que hiciste aquel verano

Esta entrada es algo especial. No es una batallita, al menos en sentido estricto, ni recomendaciones para el Máster, ni ruegos a los jugadores para que respeten al Máster. Se trata una entrada que quiere que cada uno eche la vista atrás. 

Mi llegada al mundo del rol fue "a instancia de parte". Yo no conocía mucho de este mundo cuando en mi grupo de amigos hizo aparición el libro básico de MERP, el de la tapa negra, el que había abandonado términos como "sortilegios" e ilustraba a los hobbit contra los Nazgul en Amon Sûl.


La verdad es que aquel libro desapareció y más tarde me regalaron uno, que quiero pensar que no era aquel primer básico... La cuestión es que nadie preguntó de dónde había salido aquel ejemplar que nos empujó al verano más intenso que se puede tener sobre rol: partidas diarias de al menos dos horas, y partidas de cinco o seis horas en viernes y sábado.


Aquel fue el germen de lo que es hoy la caverna, pero os invito a compartir vuestros inicios en este mundo. Tal vez fuera un hermano mayor, un vendedor de una tienda de cómics, o un viejo libro encontrado en un desván. El caso es que todos entramos de un modo u otro en este mundo, y no conviene perder de vista aquella primera vez. Si os preguntáis si sigo conservando aquel libro, la respuesta es sí. Se trata de uno de los incunables que todavía atesoro y, con los desperfectos propios de un sistema que requería mirar tablas para todo, todavía es más que aprovechable. 

De vez en cuando, como mientras estoy repasando esta entrada al programarla, me pierdo en las páginas de ese libro, el que me regalaron, el que aprovechamos aquel verano. En las ocasiones en las que echo la vista atrás y me doy cuenta del tiempo que no puedo pasar con mis amigos de siempre por el trabajo, las novias/mujeres o los niños (de momento de ellos), las hojas del libro de MERP me acercan a aquella época.

3 comentarios:

Finwë Nóleme dijo...

Hola! En mi caso me inicie con MERP hace 22 años, pero con la primera edición roja de JOC y lo recuerdo con mucho cariño. Aún lo sigo manteniendo (un poco maltrecho) en un lugar privilegiado de mi biblioteca friki. El libro enseguida se me quedó pequeño y pasé a Rolemaster 2 ed, y actualmente uso Rolemaster Fantasía.
Un abrazo.

Bindôlin Filadut dijo...

Gracias por comentar, Finwë. Qué pasada de portada tenía aquel libro. En mis manos no pudo caer ninguno de esa edición, o más bien los que podían haber caído estaban cogidos con pinzas... Rolemaster inició a más de uno en este mundillo. ¡Qué tiempos!

Oscar Martínez dijo...

Yo también tuve el MERP básico. que pasada de juego¡¡¡¡. Tengo casi 40 años y aun me emociono al verlo por la red. Con todos los suplementos y demás..

pero mi primera experiencia fue... con el D&D original.. el libro rojo... Dios cuanto tiempo ha pasado.. y que joven era entonces.
Un saludo