jueves, 12 de mayo de 2016

Viejos conocidos

La situación no pintaba bien, como de costumbre. Le pedí a Walk que conectase la radio para permitir la comunicación con el Home One. A fin de cuentas, demorar más aquello carecía de sentido.

- Rodgers, se reclama tu presencia. Tienes permiso para acceder por la bahía de embarque 307.

- Supongo  que no puedo negarme. Activaréis el rayo tractor en menos de lo que un rancor se come una rata womp, ¿no?- apagué un instante el comunicador para hablar con Walk sobre una antigua maniobra evasiva. No estaba dispuesto a caer en la burocracia rebelde. Luego lo volví a conectar.

- No sé te ocurra hacer la de Clackdor VII, Rick. Esta vez no funcionará. El cuervo es más rápido que esa chatarra tuya.

Un escalofrío recorrió mi espalda. Esa voz, distinta a la de la primera comunicación, era la de alguien que conocía bien, y al que no había visto desde hacía mucho tiempo.

- Kyle, ¿eres tú?

No necesitaba escuchar la confirmación a mi pregunta. Efectivamente, la persona que había al otro lado de la comunicación era Kyle. Katarn, para más señas. Para mí era una especie de mentor, un amigo, si es que en esta profesión se puede tener algo así. Pero para la Alianza debía ser algo más. De otro modo no entendía qué demonios hacía a bordo del Home One.



La Valley inició su lento camino hacia la bahía de embarque señalada. Desde luego, nada hacia pensar en un arresto militar, al menos a juzgar por la escasez de efectivos que me esperaban al bajarme de la nave. Aún así, Walk y los demás estaban a bordo, y alerta. Tenían órdenes de abandonar la Home One si algo salía mal. Exactamente como siempre.

- Kyle. Me alegro de verte. No veo a Jan. ¿Dónde está? - pregunté tratando de mostrar cierto desinterés, a pesar de que no sabía de qué iba todo aquello.

- Detrás tuyo, idiota - el guantazo que me dio dolió bastante, como cuando me pegaba cuando éramos pequeños.

Estaba algo aturdido, pero una extraña sensación flotaba en el ambiente. Tenían algo grande preparado, y estaba seguro de que quería formar parte de ello. 

- ¿Cuándo empezamos? - pregunté sin dudar.