jueves, 14 de diciembre de 2017

Assassins Creed Origins: opinando un poco más

Hace un par de semanas (debido al parón que me he dado por el puente de diciembre) os comentaba mis primeras impresiones sobre Assassins Creed Origins. Hoy, con muchas horas de juego más, amplío mis comentarios sobre esta nueva entrega de la saga de Ubisoft. 

Os adelanto que no he avanzado demasiado en la trama central. De hecho, sólo he completado una o dos misiones más de la misma respecto a la anterior entrada. Por contra, me he dedicado a explorar y subir niveles como un loco. En esto centraré mi análisis de hoy. 


Como comentaba, he subido bastantes niveles. Mientras escribo estas líneas, he logrado alcanzar la nada despreciable suma de 36 niveles. Para ello he completado un buen número de misiones secundarias y he matado la suyo. 

Durante esta travesía me he acostumbrado a la mecánica del juego y he centrado mis esfuerzos de mejora de equipo en la hoja oculta. Sobre este particular, y sin tratar de hacer mucho destrozo a nivel argumental, diré que me encantó el vídeo del primer uso de este arma. Los que hayáis jugado a este Assasins Creed sabéis a lo que me refiero. 


En cuanto a las habilidades, estoy haciendo un desarrollo equilibrado del personaje, tratando de que poner en práctica todas las tácticas de combate posibles. Especialmente, uno encuentra satisfacción en liquidar a los enemigos sin ser descubierto. Ya sabéis, aquello de "actuamos en las sombras..." 

De lo visto hasta el momento me llama la atención que no hay objetivos secundarios para aumentar la sincronización. Este hecho, que en más de un Assasins Creed es un quebradero de cabeza, parece quedar desterrado, y la verdad es que lo hecho en falta. 


Una de las actividades que más gracia me han hecho es la de las carreras de cuadrigas. Bueno, gracia hasta cierto punto, porque algunas carreras se hacen pelín largas de más. Aún así, y muy en la línea de las carreras en el Londres victoriano, creo que es algo positivo. 

Os hablo ahora de los phylakes, unos rivales duros a los que nos enfrentamos llegado un punto de la historia, y que en principio suponen un reto importante. De momento ya he matado a cuatro de ellos, y la técnica no ha sido muy depurada con tres de ellos: atacar con bombas de Diego o flechas de fuego. Especialmente acalorado (chistaco) fue el enfrentamiento contra uno de ellos en el que un campo de cultivo ardió con él en medio. Sublime. 

En fin, tendré que seguir jugando para daros más impresiones del juego. De momento  todo bueno, oiga.

2 comentarios:

Óscar dijo...

Hola, en honor del día que es hoy, ¿podías poner algo de Star Wars, por favor?.

Bindôlin Filadut dijo...

Hola Óscar.

Mi idea es publicar el jueves una pequeña entrada sin spoilers sobre el episodio VIII, que vi en el cine el sábado pasado. No tenía tiempo para ir tan rápido, jeje