lunes, 26 de septiembre de 2011

Verano de podcast y radio: añorando Radio Telperion

Este verano he aprovechado para sumergirme en los múltiples programas de radio y podcasts de rol que hay en la red. Para ello, he rescatado programas antiguos descargables, y me he pasado mis buenas horas de atenta escucha.

Ha sido un ejercicio interesante, que me ha revelado la enorme cantidad de programas y podcasts sobre la materia que nos ocupa. Pero sin entrar a detallar todos éstos, quería reparar en un programa de rol concreto. Se trata de Radio Telperion, que hasta el pasado mes de junio se emitía en Radio Arrebato.

Pues bien, para los que no conozcan Radio Telperion, que alguno supongo que habrá, os diré que es (me niego a hablar en pasado) un programa semanal de hora y media de duración, disponible en streaming o en formato descargable si no os es posible la audición en la FM, ya que se emitía desde Guadalajara. Es posible que muchos conocieseis el programa por la parada en la emisión que sufrió, pero dejando de lado ese amargo capítulo, vayamos a cosas más agradables.


En este programa, los habituales locutores (Kane y Absolom) cuentan con la colaboración de diversos roleros como Talha (al que agradan especialmente las aventuras en solitario de Star Wars d6 de este blog), o Zonk, de Demonio Sonriente, que tiene una sección fija en el programa en la que habla de mil y una cosas. Entre ellas no podía faltar el CdB. Me resulta curioso echar la vista atrás con estos programas cuando todavía no estaba publicado el juego, y ver cómo fue evolucionando la creación del mismo, las ilustraciones, etc.


Hay otros colaboradores como Rey Chapa (yehe) o Bandido, uno de los ilustradores del CdB. Por supuesto, no podía pasar por alto a Vendetta (Espero que se escriba así), la pnj del programa a cargo de la cual corre la música.

Radio Telperion nos ofrece noticias nacionales e internacionales de rol, con las novedades editoriales, entradas interesantes de blogs de rol (¡¡Atunch!!) y entrevistas a personalidades de este mundillo. Es una composición atractiva, guionizada (Salto de página) en la que todos los presentes en el estudio intervienen, y que siempre está abierta a llamadas (previa censura, jeje). Por último, también cabe destacar el chat, que es muy activo, y estoy seguro de que más de uno de vosotros ha participado alguna vez en él.

Toda esta conjunción de factores me ha hecho pasar muchos buenos ratos. Vosotros podéis pasarlos también ya que podéis descargar los programas (Eso sí, recordad que ¡Esto no es un podcast!) desde el blog del programa, ivoox o Rol gratis.

Volviendo al contenido del programa, y tal como me pasaba con CdB, resulta curioso cómo se nos iba informando de los avances que iban dando iniciativas afortunadamente convertidas en realidad hoy en día como Aventuras en la Marca del Este.

Aunque sólo sea por culturilla rolera, por curiosidad morbosa, o por ver la evolución del programa, os aseguro que escuchar los programas de la última temporada y las anteriores no tiene desperdicio. Os lo aseguro, no os arrepentiréis. Además, podéis llegar a descubrir que vuestro propio blog es mencionado, y eso le hace ilusión a uno, que para algo tiene su corazoncito.
En fin, he aquí mi pequeño homenaje a Telperion. Es lo menos que podía hacer por tantas horas de diversión que me han dado.

5 comentarios:

Valver dijo...

Personalmente estoy cojo sin este podcast =(

La desaparición de Telperion ha hecho que un colega y yo nos pongamos manos a la obra con un programa y la verdad que si antes los admiraba ahora que estoy viendo las dificultades que tiene hacerlo los admiro el doble.

Bindôlin dijo...

Gracias por comentar, Valver.

Efectivamente, la ausencia de Telperion nos ha dejado cojos a muchos. Era una cita ineludible.

Saludos.

Wulwaif dijo...

¿Y ano va a haber más Radio Telperion?

Bindôlin dijo...

Hasta lo que yo sé, de momento no hay nada. Ojalá puedan continuar con el programa.

Gracias por comentar, Wulfwaif.

Anónimo dijo...

Era un gran programa de radio, hecho con mucho cariño y seriedad, aunque también era muy divertido. Tenía su universo propio de chorradas. Lo echamos de menos.