jueves, 5 de enero de 2012

Diario de campaña: Star Wars d6


Esta es una entrada algo distinta a lo que os tengo acostumbrados en la caverna. Y lo es porque he hecho algo que llevaba mucho tiempo aparcado: jugar a rol. No descubro nada si os digo que el juego al que jugué es Star Wars d6, pero vayamos por partes, ya que hay mucho que contar.

El grupo de juego estaba compuesto por tres jugadores, incluyendo a mí, que hacía las veces de Director de juego y creador de la historia sobre la marcha, tal y como comentaré más adelante. Como quiera que ya estaréis hartos de leer sobre mí y mis gustos, os presentaré a los otros dos jugadores. El primero de ellos es un primo mío de 14 años. El segundo, mejor dicho segunda, es también una prima mía, de 12 años. No es caprichoso que se trate de ellos, ya que esta partida que os relato es fruto de una larga espera hasta la cena de nochebuena.

Nuestros dos jugadores noveles tienen un contacto con el universo Star Wars bastante centrado en la "nueva" trilogía y las series como The Clone Wars. Fruto de ello, y considerando que el conocimiento de la trilogía original que tienen se reduce casi a los personajes principales, mi prima escogió la plantilla de la joven senadora, llamándola Princesa Leia (Lo sé, lo sé). Mi primo optó por un caza recompensas llamado Jaden (sí, el chico ha tenido el buen gusto de jugar a Jedi Academy) de apellido Jaccobuci (esto no sé de dónde lo habrá sacado...).

Por último, y como os indicaba, estaba mi personaje, incluido para que aquello no fuese un rollo de dos... Mi personaje era un piloto atrevido (imposición de la princesa) llamado Kyle Katarn (viva la originalidad y mi buen gusto). Además de eso, yo hacía las veces de guionista de la historia (jugamos sin aventura previa ni nada, viendo qué salía de aquello, cual sandbox que se precie).

La historia de cómo los tres personajes se conocen es la siguiente: La Princesa Leia, de Alderaan, viajaba a bordo de una nave pilotada por el bueno de Kyle, un piloto de Yavin que se ha unido recientemente a la Alianza. La nave sufre el ataque de Jaden, un caza recompensas contratado por el Imperio, que viaja en el Zafiro Negro, un carguero modificado al más puro estilo Halcón Milenario.


El caso es que el caza recompensas aborda la nave, rapta a Princesa y piloto y se los lleva al Zafiro Negro. Todo va bien para él, efectivo caza recompensas como es, pero se percata de que el Imperio no le ha contado todo cuando la nave de la diplomática vuela por los aires. Esto le hace enfurecer, y pasa a unirse a la Rebelión, dejando a los tres en una situación desesperada en la que deben aunar fuerzas por sobrevivir.

Aparecen dos TIE de la nada, y comienzan los tiros. Nuestro trío de personajes acude presto a los cañones laser de la nave. Tras varios intentos, maniobras de pilotaje del caza recompensas (¡¡El piloto estaba a los mandos de un cañón láser!!) los dos TIE son destruidos, y una calma tensa invade la nave.

Pensar en qué hacer es lo siguiente. El caza recompensas, superviviente nato, exige huir, conocedor como es de que los TIE deben estar apoyados por un destructor imperial, o algo peor. Los cálculos de astrogación son rápidos, tal vez demasiado, intentando incluso acortar el viaje. "¿A dónde?" Buena pregunta. “Vamos a Bespin” propone el caza recompensas. Allí está su ciudad natal, aunque poco importa desvelarlo: su vida ha cambiado para siempre.

Los cálculos de astrogación salieron mal. Un día de retraso y daños leves en la nave fueron el resultado de tanta precipitación. Ya habría tiempo para ver qué había pasado realmente. El aterrizaje no se ve comprometido, pero los soldados de asalto de la plataforma de embarque de Cloud City no invitan al optimismo. La cosa no mejora con la actitud de la senadora y el error en la coartada empleada. Pronto hay más tiros.


La senadora y Jaden son heridos pronto, pero los soldados de asalto no son nada para Kyle que, sin un rasguño, pone fin a la batalla con dos certeros disparos. Su pistola de bolsillo todavía humea cuando el grupo debe afrontar varios problemas: el primero, curar a los heridos; el segundo, qué hacer con los soldados; el tercero, diagnosticar y reparar la nave.

Los dos primeros problemas se solventan casi al unísono. El grupo decide que los dos hombres se disfracen de soldados de asalto y aprovechar así los medpacs de los imperiales. Una vez curados Jaden y la senadora, Kyle diagnostica los daños: un cañón inutilizado, y las comunicaciones fritas. Mal asunto, pues sin comunicaciones deben valerse por sí mismos sin posibilidad de pedir ayuda a la Alianza.

A partir de aquí, el plan es muy intuitivo. Los soldados disfrazados fingen que la senadora ha sido capturada por ellos y que su escolta (los dos verdaderos soldados) han sido aniquilados y abandonados en la nave para seguir el protocolo habitual. Encerrando a la senadora, al menos se aseguran de que estará a salvo mientras buscan las piezas necesarias para la reparación.

Jaden y Kyle buscan las piezas para reparar las comunicaciones de la nave, dejando el cañón dañado sin reparar. Unos cuantos créditos bastan para que no haya preguntas indiscretas de los soldados de asalto. Obtienen las piezas necesarias y acuden a la zona de celdas.

La princesa, mientras tanto, ha sido lo suficientemente astuta como para haber escondido un blaster de bolsillo. Pronto lo empleará, pues el caza recompensas engaña a dos soldados para que dejen su turno de guardia en las celdas y ataca a uno de los que quedaban frente a la celda de la diplomática. La confusión reina de nuevo y los soldados son anulados.


Mientras que Kyle obtiene una tarjeta de acceso para abrir la puerta de la celda de la senadora, Jaden se topa con una unidad R2, menudo premio a su abortada misión de asesinato de la senadora...

La puerta de la celda de la senadora se abre, y los tres rebeldes meten a los dos soldados caídos en la misma. "¡Qué bien! Tenemos más medpac" se congratula Jaden. "¿Los hemos cogido?" Pregunta Kyle al ver a los soldados encerrados en la celda. La respuesta, negativa, no podía ser más desoladora.

No hay tiempo para mucho más. El grupo avanza a la nave, con R2 en la vanguardia. Sus sistemas no están afinados, y no se percata de la presencia de un nuevo soldado de asalto. Vuelta a la acción. Disparos y más disparos. El soldado es herido y... hora de cenar.

Dos intensas horas de juego que espero ampliar, y contaros. Frase épica de la sesión: "¡Estás destruyendo mi imaginación!" dicha por mi prima cuando le enseñé una foto de la plataforma de embarque de Cloud City.

8 comentarios:

forfy dijo...

"Estás matando mi imaginación", xD

ÉPICO. ¿Cómo surgio esto? ¿Le enseñaste la foto para que se hiciera una idea de cómo era la plataforma y te solto esto? Por cierto que tu prima bien podría usar su nombre real, que es muy starwars de por sí :P

De lo mejorcito que he leído en la Caverna. Dan ganas de apuntarse!


FELIZ AÑO y un abrazo!

P.d: Gracias por no mencionar en tu listado de cosas previstas para 2012 que a lo mejor colaboro por aquí otra vez... porque al paso que voy, xD

Bindôlin dijo...

Que bueno verle por aquí, amigo. Pues fue tal cual. Le enseñé la foto de una de las cartas de Star Wars CCG, y me soltó esta perla. Mucho nombre Star Wars y más imaginación que nadie!!

En lo relativo a la colaboración, no quiero forzarle a hacer nada que no usted no quiera, pero creo que tiene material para ampliar su reseña anterior (guiño, guiño)

Un abrazo.

Gerry_lopez dijo...

Muy pero que muy grande...
Ya nos tendrás informados de como sigue xD
Un saludo... y feliz año!

Bindôlin dijo...

Muchas gracias por comentar, Gerry.

Pues ciertamente hoy veo a los dos, así que a lo mejor "me dejo engañar" para continuar la partida, jeje.

Feliz año a ti también.

Un saludo.

Unlimited792 dijo...

Vaya pedazo de 2 jugadores te has ido a buscar. A esa edad tienen muchísima imaginación, no se si estarás preparado para tamaña responsabilidad.

Y la respuesta de tu prima es sensacional.

Bindôlin dijo...

Gracias por comentar, Unlimited792.

Son simplemente increíbles. Acabo de terminar la segunda sesión con ellos y han quedado algunas cosas para enmarcar. Prepararé una entrada como es debido para que lo disfrute todo el mundo.

Un abrazo.

Cifuentes dijo...

Aunque desconfió profundamente de los "PJ del Director", parece que te sobraron tablas para evitar los problemas derivados de ese recurso. Yo también comparto la opinión de que dirigir a adolescentes, o incluso a niños [http://spqrol.com/foro/index.php?topic=160.0], es una de las mejores experiencias para un rolero curtido.

Parece que han sido unas navidades afortunadas y ambos hemos podido dejar la "butaca" [http://cavernaderol.blogspot.com/2011/10/roleros-de-butaca.html] aunque solo sea para unas pocas partidas.

Bindôlin dijo...

Muchas gracias por comentar, Cifuentes.

He de decir que esta partida fue genial, con mucha más imaginación y ganas en los pjs que en mi grupo de juego más habitual.

Ha sido una suerte abandonar la butaca, y sólo espero que siga la racha.

Un abrazo.