lunes, 8 de abril de 2013

Campaña de Star Wars d6: Impresión personal

Como bien sabéis, a lo largo de muchos meses he venido desarrollando y contando una Campaña de Star Wars d6 que he estado jugando con mis primos. Han sido siete sesiones de unas dos horas de juego cada una en las que he vivido momentos de todo tipo y cuya evaluación quiero compartir hoy con vosotros. 


Lo primero que me ha gustado de esta Campaña es que se trataba de la primera experiencia con los juegos de rol para mis primos. Ellos lo veían como un juego más en el que se utilizaban un montón de dados y les permitían ser un despiadado caza recompensas y una repipi senadora. Tal vez ser ajenos a esa mala fama de los juegos de rol ha sido determinante para que accedieran a jugar. O tal vez fuera que les gusta Star Wars, o que soy su primo favorito... 

La verdad es que jamás les negué que era un juego de rol, que debían interpretar a sus personajes, no ser ellos mismos necesariamente. A resultas de esas instrucciones, complementadas por la necesaria regla de "Haced lo que os haga pasarlo bien", la componente de actuación ha sido bastante importante. Posiblemente, gente de más edad no habría estado tan a gusto con ello, cohibidos con la vergüenza propia o ajena, aquello del "No tengo edad para juegos". 

La imaginación de ambos ha sido fabulosa. Las ideas más disparatadas han surgido por doquier, resolviendo problemas complejos, complicando situaciones sencillas, o haciendo del disparate el modo de actuación común. Ese cúmulo de situaciones ha sido sencillamente sublime. Hacía mucho que no lo pasaba tan bien del otro lado de la pantalla. 

Otro aspecto importante de esta campaña ha sido el que han actuado de auténticos evaluadores de las aventuras de la caverna. La mayoría de las aventuras de Star Wars d6 de la caverna no han sido jugadas jamás, a diferencia de las de MERP. Por ello, estas partidas me han servido también para tomar nota de aspectos a mejorar, no sólo sobre las aventuras ya hechas, sino también para futuro material de Star Wars d6. 


Casi concluyo ya destacando un hecho que resume un poco todo lo anterior, y es que jugar con niños nos trae momentos brillantes, más si son hermanos entre sí y dan lugar a discusiones del tipo "¿Lo ves? ¡Teníamos que haber ido por el otro lado! ¡Ahora vamos a perder al Ewok!". 

Por último, aunque no menos importante, está el hecho de que ésta puede haber sido la primera piedra sobre la que mis primos forjen una buena relación con los juegos de rol. Ha merecido la pena, y espero poder seguir jugando mucho más con ellos.

2 comentarios:

Contraejemplo dijo...

Hola,

A mí me ha pasado algo parecido con mi hijo de 11 años y sus amigos. Han jugado por primera vez a un juego de rol, a Star Wars d6, y se lo han (nos lo hemos) pasado bomba.

Aprovecho para darte las gracias por compartir tanto material. Lo usaré en próximas partidas, pues estoy seguro de que se van a producir.

Saludos,
Antonio

Bindôlin Filadut dijo...

Muchas gracias por comentar, Antonio.

Realmente, Star Wars d6 es un juego óptimo para jugar con los chavales. Espero que tu hijo y sus amigos disfruten del material de la caverna.

Un saludo.