jueves, 25 de abril de 2013

Cuesta arriba

Poco a poco se acerca el tercer aniversario de caverna de rol. Cada cierto tiempo, en esta vorágine que supone actualizar regularmente un blog, me puede el desánimo. No sé cuánto tiempo podré seguir así, llevando secciones permanentes, creando material casi mensual, y publicando entradas de opinión que, reconozcamoslo, nunca han sido mi fuerte. 


Llegado a este punto, me planteo por qué me ocurre esto con tanta frecuencia. Hace tiempo que llevo  haciendo más o menos lo mismo, y las ideas empiezan a escasear. Echando la vista atrás, han sido muchas las aventuras de Star Wars d6 que he publicado, al igual que las de MERP, que no difieren en cuanto a trasfondo de las de El Anillo único. Visto así, tal vez deba plantear horizontes nuevos, juegos para los que no haya hecho nada. Sin embargo, más allá de Aventuras en la Marca del Este, para el que se me quedó atravesada una aventura, no se me ocurre nada más que me llame la atención. 


Pasamos ahora a otro problema añadido: el tiempo. Ya se mida en rondas de combate o en asaltos, carezco de tiempo últimamente. Además, el trabajo, además de mi ya larga jornada laboral, me deja mentalmente exhausto en los últimos meses. Puede que tras ocho horas diarias delante de un ordenador lo último que me apetezca sea diseñar una nueva aventura o postear una entrada. De hecho, esta misma entrada la estoy escribiendo en el móvil. Por algo será... 

En fin, que el futuro de la caverna está un poco como digo en el título: cuesta arriba. Espero que la situación mejore, que pueda contar con una mente más despejada, y que todo vaya cuesta abajo.

4 comentarios:

Beelzenef dijo...

Tal vez, cuando dejes de buscar ideas, aparezcan por ellas mismas ^^

Néstor Marquínez dijo...

Solo conozco un par de remedios para tu problema:

- Busca quien te ayude con el blog. Por supuesto, debe ser alguien de confianza y dispuesto a trabajar.

- Date un respiro y lee mucho. No escribas en todo ese tiempo.

¡¡Ánimo compañero!!

Bindôlin Filadut dijo...

Gracias por comentar, Beelzenef. A ver si es verdad, jeje.

Bindôlin Filadut dijo...

Gracias por comentar, Néstor.

Espero que con la segunda solución valga, y que lo leáis, jeje.