jueves, 14 de julio de 2016

Regalos de cumpleaños: el juego de mesa de El señor de los Anillos

Llega la entrada 500 de caverna de rol. Nada más y nada menos que medio millar de elucubraciones de todo tipo y posts de gran calidad. Hoy os presento un juego que ha llegado a mis manos en forma de regalo de cumpleaños (Gracias anticipadas por las felicitaciones atrasadas). El juego en cuestión es el juego de mesa de El señor de los anillos, y ahí va mi impresión de primera mano del mismo.


Empecemos por lo básico. El juego consiste en reproducir el camino de los hobbits desde La Comarca hasta  el monte del destino para (SPOILER ALERT) destruir el anillo único. Tenemos a nuestra disposición a los cinco hobbits de los libros: Sam, Frodo, Pippin, Merry y Gordo. Este último no forma parte, en condiciones aceptables, de la versión cinematográfica de Peter Jackson. Al parecer, más de tres horas de La Comunidad del Anillo en su versión extendida no daban para cinco minutos para ello...


El juego combina varios escenarios que vamos sorteando y que alternan lugares sin conflictos como Rivendel o La Comarca, con otros donde los jugadores pondrán su pellejo en peligro. Hablamos, por supuesto, de Moria, El Abismo de Helm, El antro de Ella-Laraña y Mordor. En las primeras obtenemos cartas de ayuda como héroes de todo tipo (Aragorn, Gimli...) y artefactos varios (Athelas, el bastón de Gandalf...). En las segundas, los personajes corren peligro de verdad.

La mecánica principal es seguir el tablero superando una suerte de pruebas. Cada carta está vinculada a un marcador de actividad (Combate, sigilo, Amistad y Viaje), y hay varios caminos posibles aunque uno de ellos es el principal. Aquí entra en juego la astucia del grupo, ya que el juego es colaborativo. Hay una opción alternativa en la que puede ser competitivo, pero no creo que encaje bien con la idea general del juego. 


A medida que los jugadores avanzan por las distintas actividades del tablero, obtienen runas y cartas que valen para invocar a Gandalf. Este nos ayuda, entre otras cosas, a alejar la presencia de Sauron de nuestros personajes. Hay un contador, que podéis ver en la imagen anterior, que marca lo cerca que el señor oscuro está de ellos. Si llega hasta el portador del anillo, que cambia con cada nuevo tablero, los jugadores pierden. Otras acciones permiten buscar más cartas de ayudas, y siempre esta el peligro de las pruebas de tablero que obligarán a los jugadores a ayudarse los unos a los otros y establecer una estrategia conjunta.   


Hay otras cuestiones del sistema de juego que no puedo detallar con más profundidad, ya que el objetivo de esta entrada es dar una impresión general del juego. Y finalizo la misma con un dato que realza la calidad del juego: el ilustrador es John Howe, casi nada. Es un juego con una gran pinta y un sistema muy atractivo. Espero darle un buen uso en compañía (de momento, sólo lo he "desencajado" y he hecho un amago de partida en solitario usando varios personajes para conocer la mecánica). En resumen, regalazo.