jueves, 10 de noviembre de 2016

Las misiones más difíciles de Assassin´s Creed (2º PARTE)

Sigo con mi repaso personal a las misiones más complicadas de la saga Assassins Creed. Tras haberlo dejado en Assassins Creed 3, toca de Black Flag a Syndicate,  incluyendo Liberation y Grito de Libertad. En cambio, dejamos a un lado Assassins Creed Chronicles.

Black Flag es, sin miedo a equivocarme, el juego de la saga al que más horas he jugado. Eso hace que no encuentre tantas dificultades en las misiones como en los otros. Bueno, eso y la simplificación de las mecánicas de juego y los puntos de control. Sin embargo,  sí tengo dos misiones entre ceja y ceja,  y eso que en este juego he logrado una sincronización del 100 por 100.

La primera misión es una batalla contra los superbarcos en la que nos enfrentamos no a uno, sino a dos de ellos. Seguro que sabéis a qué batalla me refiero. Lo curioso de esta misión es que la dificultad no está en objetivos secundarios, sino en la propia misión en sí. Es decir, lo difícil es acabarla. La complejidad viene dada porque los barcos son brutalmente rápidos y te rodean sin que te percates. Aun así, se puede lograr con paciencia y astucia, y con el barco mejorado a tope. Si no, ni lo intentéis.



Otra misión, aunque secundaria y cuya complejidad reside en la sincronización completa, es la que nos lleva a bordo de un barco con el Sabio. En ella debemos robar una bandera portuguesa y superar una serie de puestos de control sin ser vistos. Especialmente crítico es el momento previo a llegar al barco donde debemos matar al capitán del barco en el que acabamos la misión. Curiosamente, el otro objetivo secundario de la misión, que es matar al capitán lanzándonos desde la cuerda, es sorprendentemente sencillo.

Pasamos a grito de Libertad. Por su mecánica, estamos ante un juego muy similar a Black Flag. La dificultad general del juego no es muy grande, así que creo que destacaré la misión que tengo más en mente. Se trata de la última, en la que tenemos que matar al gobernador con su propia arma. Vale, desarmarlo no es difícil, pero requiere estar listo y que no se nos escape un golpe certero antes de hacernos con su arma.

Llegamos a Liberation. El juego en el que interpretamos a la primera mujer asesina de la saga, más allá de ofrecernos hasta tres aspectos distintos en función de la necesidad de la misión, no es muy complejo. Sólo destacaría la misión en la que debemos acabar con Agate sin heridas. Más allá de eso, no hay mucho donde rascar en cuanto a complejidad.


Y estamos ya en Unity. Pasa el tiempo y cada vez guardo peor recuerdo de este juego. En serio, ¡qué fiasco! En este juego destacaré un conjunto entero de misiones. Se trata de las investigaciones de asesinato. O yo soy muy idiota, que también puede ser, o aquello estaba mal planteado. Al final terminaba buscando la solución en Internet para ahorrarme la pesadilla que suponían. Ciertamente, esto es una mezcla de dificultad, de aburrimiento y de incomprensión por mi parte. Más allá de esas misiones, también era complejo evitar que te tocaran cuando los objetivos secundarios lo requerían. A veces, el exceso de fintas de los oponentes abrumaba. 

Antes de Unity vino Rogue. Este juego dejó en mi una buena impresión y nos recuerda mucho a Black Flag, como no podía ser de otro modo. De sus misiones destacaría tal vez la huida de la Hacienda de Aquiles. Aunque no era muy, muy difícil, sí es verdad que había que estar espabilado para cumplir los retos secundarios. Ahí queda.

Llegamos a la última entrega de la saga: Syndicate. He vuelto a jugar de inicio este juego recientemente. Para ello, por cierto, es necesario seguir estas instrucciones para eliminar las partidas previas que tengáis en la PS4. La que tenía en mente como la misión más difícil por los objetivos secundarios, esta vez no me ha parecido tanto. Pero teniendo en cuenta que esta fue la última misión que completé la primera vez que jugué, ahí va. Se trata de una misión del tren, la misma en la que manejamos la ametralladora. La primera vez me costó no menos de diez veces evitar sufrir daño. La segunda vez lo hice a la primera. Pero lo dicho, ahí queda para cerrar la entrada.


Espero que os haya gustado la entrada. Vosotros tendréis vuestras propias elecciones. Leámoslas en los comentarios.

2 comentarios:

Skelwar dijo...

Los superbarcos!!!! Que malas bestias. Esa si era chunga. Y mira que me encantaba el Jackdawn. En el syndicate la misión que mencionas también me pareció jodida de hacer perfecta. Del Unity ni hablamos... Totalmente de acuerdo con lo de las investigaciones.

Bindôlin Filadut dijo...

Gracias por comentar de nuevo, Skelwar. Lo de Unity es de traca, jeje. Los superbarcos tenían su aquel, pero terminaban cayendo. Hay hasta trucos en YouTube para abordarlos y acabar con ellos, aunque no me ha funcionado nunca.