viernes, 4 de enero de 2013

Diario de campaña: Star Wars d6 (V)

Prosigo el relato de la campaña de Star Wars d6 con mis primos. Seguro que recordaréis que estábamos en el laboratorio tras haber provocado la muerte de los científicos que íbamos a rescatar. Pues bien, el grupo siguió investigando las instalaciones, sin encontrar nada más de provecho ni de peligro en ellas. Subieron a la nave, haciendo un balance nada bueno de lo hecho allí. Si bien el grupo había sido aumentado con un nuevo miembro, la misión principal había fracasado, ya que ningún científico fue rescatado. Al menos, los restos de Dianoga serían un buen elemento para que el rapapolvo fuese menor. 

La nave despegó sin mayores inconvenientes y, tras realizar los cálculos de astrogación, inició el viaje a Mon Calamari. No os aburriré con el detalle del viaje, pues poco en verdad hay que contar de él. Una vez en destino y a bordo del Home One, que orbitaba el planeta, el grupo entregó la muestra de Dianoga y recibió su premio, bastante mermado por el pobre resultado de la misión. 


Minutos después estaban preparados una vez más para la acción. Así, el grupo recibió un nuevo encargo. Su misión: viajar a Anoat para estudiar la viabilidad de una base rebelde en ese planeta. Tras unos rápidos preparativos, el grupo declinó una nave que les ofrecía la Alianza, optando así por la nave de Jaden. El viaje estelar a Anoat no se hizo esperar, aunque el resultado no fue el mejor, pues la nave salió al hiperespacio en mitad de un campo de asteroides. Kyle tomó los mandos y, tras varias acciones arriesgadas, debió preocuparse por algo más peligroso: una nave pirata. 

Tras varias averiguaciones, el grupo supo que se enfrentaban a piratas trandoshanos. Por supuesto, la lógica imponía huir, y en esas estaban cuando el rayo tractor de la nave los atrapó. Viendo la situación, el grupo optó por ocultarse en los depósitos de contrabando de su nave. Sintieron el traqueteo provocado por el rayo tractor, y minutos después se encontraron esperando a ver qué pasaba. El grupo estaba dividido, y esto iba a tener incidencia después. Los pasos de los trandoshanos resonaban encima de sus cabezas, pues los depósitos de contrabando estaban bajo el suelo. Notaron la sombra de los alienígenas pasando de un lado a otro, algunos sonidos guturales y !ZAS! 

Un grupo, en el que estaban Kyle, Cornelia y R2-F5, fue descubierto por los trandoshanos. Uno de los trandoshanos disparó a Cornelia, que fue herida al momento. Kyle respondió abatiendo al trandoshano. Mientras tanto, Jaden y el resto, que formaban el otro grupo, sorprendieron por la espalda al otro trandoshano. Los tiros se sucedieron uno tras otro. Jaden disparó sin éxito, al igual que Kyle. Por fortuna para Cornelia, el trandoshano no tuvo tuvo con su rifle bláster. La batalla dio ahora un giro sorprendente. Yub, en una demostración de una fuerza inusitada, acabó con el otro trandoshano...


El grupo estaba perplejo ante lo hecho por el Ewok, pero no perdió el tiempo. Cornelia pudo curarse, y hacerse con las armas de los alienígenas caídos. Tras momentos de duda y estudio de la situación, los PJs empezaron a ver los siguientes pasos para huir de la nave. Obviamente, el rayo tractor era un inconveniente que deberían tratar, y en estas se inició un acalorado debate de lo que debían hacer. Como siempre, Cornelia tomó la iniciativa e increpó a Jaden.

El grupo seguía tan enfrascado en su discusión que no se percataron de que más trandoshanos habían subido a la nave. En esta ocasión la lucha no era una alternativa, y ocultarse no era posible. Afortunadamente, Kyle ocultó un bláster de bolsillo, al igual que Cornelia, antes de que los registraran. Por su parte, Jaden ocultó su comunicador. 

En cuestión de minutos los PJs estaban encerrados en una celda en la que encontraron a un wookiee moribundo, y sin equipo. Ni siquiera R2-F5, que fue desconectado y encerrado en otra celda, estaba con el grupo. Entre rugidos y alaridos, Cornelia entendió a la bestia: los trandoshanos raptaban a wookiees para venderlos al Imperio. Por ello le mantenían con vida, y le alimentaban cada dos días. Tal vez en una de esas visitas el grupo podría escapar de la celda, aunque para eso precisarían más armas, pues el wookiee, de nombre Wrohsyr, estaba muy débil. Jaden empleó el comunicador para activar a R2-F5. El androide obtuvo parte del material incautado al grupo y se lo llevó hasta su celda. Qué lograrían con ello quedaría para la siguiente sesión.