sábado, 18 de septiembre de 2010

Para jugadores de rol: Creando tu personaje esdla

La creación de personajes para un juego de rol es un aspecto esencial para poder disfrutar y sacar el máximo partido a esta sana afición. Si tenemos suerte, ese personaje nos acompañará a lo largo de muchas aventuras. Por ello, los detalles que conforman la personalidad y apariencia de nuestro personaje, al igual que sus habilidades, son fundamentales.

En muchos juegos de rol se establece un completo, y complejo, sistema de creación de personajes que en mayor o menor medida está predeterminado. Hoy trato de analizar uno de los sistemas de creación de personajes que mejor conozco y además lanzo una pregunta al aire, ¿Se puede considerar un juego de rol como tal si uno no crea su propio personaje? Una respuesta negativa eliminaría Final Fantasy como juego de Rol, algo que mi filia por esta saga no me permite. Aún así, en FF la personalidad de los personajes principales es tan arrolladora (estoy pensando en Cloud) que te lleva hasta la más absoluta implicación con él. De todos modos, crear desde cero el personaje provoca muchos más vínculos con el mismo, por lo que, con al excepción citada, siempre es mejor crear uno mismo el personaje.   

Una vez abandonadas las generalidades, comenzamos ya con el clásico esdla. En este juego se partía de la conjunción de dos aspectos. Por un lado, teníamos la raza a la que pertenecía nuestro personaje. Por otro, la profesión que iba a desempeñar.

Uno podía dejar el primero de estos aspectos al azar, resultando que la raza del personaje se determinaba con una tirada del típico d100. A mí nunca me agradó este sistema de elección de raza, y es por ello que jamás lo empleé. Un aspecto esencial del personaje es que el jugador se identifique con él. Tal vez uno quiera ser lo que no es, o simplemente tenga especial cariño a un personaje de ese mundo, así que ¿Por qué dejar al azar el personaje que interpretaremos? Aún así, el método de elección del personaje por azar casi te condenaba a ser un hombre, por las meras leyes de la probabilidad, por lo que no terminaba de ser agradable tampoco.


Para la raza humana hay que añadir la cultura (También elegible por juego del azar). La superioridad de los Dúnedain es manifiesta respecto a los demás hombres. Eché en falta algún aspecto que hiciese destacar más a los Rohírrim como parte importante de la historia de los libros. En cuanto al resto de culturas, poco trabajo y algunas metidas con calzador o poco fieles a lo que uno piensa al conocer de primera mano el mundo de Tolkien. Tal vez esta visión esté afectada en parte por las películas de Peter Jackson, pero creo realmente que se podía haber trabajado más el tema.

En cuanto a la profesión, hay que tener en cuenta que algunas de ellas únicamente son atractivas con niveles altos. Así, el mago no termina de ser útil hasta que han pasado un buen número de aventuras en las que ha sido un mero espectador de las andanzas de los guerreros (Y eso si consigue sobrevivir). Una profesión equilibrada era la de montaraz, si bien no termina de reflejar bien lo que es Trancos, no ya en las películas, sino en los propios libros de Tolkien. En cuanto al animista, el bardo y el explorador, ¿Qué queréis que os diga? Poco que destacar. El bardo “Hombre para todo”, termina siendo “Hombre para nada”, ya que quién mucho abarca poco aprieta. Al animista nunca le saqué partido ya que también debe tener un nivel alto para explotar su potencial. Por último, el explorador parece destinado a ser un hobbit al que mandar a morir el primero...
 
También existían las culturas para los elfos, aunque había además un importante factor de corrección, ya que las puntuaciones más altas debían ir a la Presencia, ese atributo al que tan poca utilidad saqué. En función de la cultura del elfo esa puntuación podía ser la más alta, la segunda, o la tercera. Entre las tres razas de elfos, los peor parados eran los Noldo, que eran con diferencia los mejores, y que debían atribuir su puntuación más alta a la Presencia. Los elfos silvanos eran los menos penalizados, al dejar para Presencia la tercera puntuación. Por último, los Sinda no salían del todo mal parados, ya que dejaban la segunda puntuación en Presencia, razón por la que me incliné por esta raza para Bindôlin, viejo protagonista de este blog.  

Fijados raza, así como en su caso cultura, y profesión, sólo nos queda la apariencia del personaje y sus habilidades. Está bastante tasado para cada raza, por lo que poco queda para diseñar el personaje. La altura, pelo, ojos vienen casi establecidos. En cuanto a  los atributos, la suerte nos dirá, si bien es cierto que mis amigos y yo solíamos descartar las tiradas por debajo de un mínimo de 30 (Está bien que intervenga el azar al crear nuestro personaje, pero no tanto…). Siempre podías dejar la peor puntuación para la característica principal de la puntuación, ya que el juego te permitía poner en ellas un 90. Venía bien, aunque alguna vez vimos personajes poco equilibrados que cayeron al primer golpe. Pobre Gondorin...

En fin, el sistema tiene sus problemillas, aunque podría mejorarse con algunos toques más “tolkinianos”. De hecho, el propio libro ofrecía profesiones adicionales para que la cosa no quedase tan pobre. Lo del sistema de batalla ya es otro cantar. Aquello de que un hobbit le acertase en la cabeza con una espada a un tío a caballo no me terminaba de convencer...  

6 comentarios:

Gerry_lopez dijo...

El sistema CODA (el que sacaron los de Cipher o La Factoría en España) hace personajes más equilibrados y con la magia más orientada a lo que tolkien explica en los libros...pero el sabor del MERP es difícil de superar, con todos sus defectos.
Un saludo.

Dungeon Master dijo...

Sin duda MERP aporta muchísima diversión (Las largas noches de rol así lo atestiguan). En cuanto a CODA, he de decir que no lo he probado, pero pronto le llegará el turno.

Gracias por comentar.

Unlimited792 dijo...

Yo me armé unos líos creando personajes en ESDLA y con sus reglas, que me pase a jugar primero al Star Wars por ser más simple.

Bindôlin dijo...

Una vez coges la mecánica se tarda poco, aunque nunca superará la velocidad de creación de Star Wars d6.

Gracias por comentar, Unlimited792.

Unlimited792 dijo...

De nada Bindôlin, en los blogs mola que haya movimiento. Y tu blog me está sirviendo de muchisima ayuda para mis aventuras.

Bindôlin dijo...

me alegro de que te sirva, Unlimited792. El bueno de Sendel también está colgando material muy interesante en El Círculo de Zerom. Pásate por ahí.

Gracias por comentar.