jueves, 3 de diciembre de 2015

AC Syndicate: recuperando la fe en Ubisoft

Tiempo atrás publicaba mis primeras impresiones sobre Assasins Creed Syndicate. Hoy os traigo mis impresiones finales, una vez que me he pasado el juego al 100 %. Trataré de no repetir demasiado cuestiones ya tratadas en la entrada que he referido, y profundizaré en otras que bien podrían considerarse spoilers. Si me acompañáis, vamos a ello.


AC Syndicate nos ofrece una visión de Londres muy especial, en plena época victoriana, y con la Revolución industrial y la lucha de los obreros como telón de fondo. Desde el principio, observamos dos intereses muy distintos en Jacob y en Evie Frie, la dupla de hermanos protagonistas de esta nueva entrega. Mientras que el primero quiere quitar Londres de las manos templarias implantando la banda de los Rooks, la segunda está más interesada en la búsqueda del sudario, uno de los objetos de los precursores. 

Para cumplir con el objetivo de Jacob, tendremos que ir liberando distritos de los templarios. Tenemos varios aliados que nos propondrán misiones tales como liberar niños de fábricas, secuestrar templarios, eliminarlos, hacerse con guaridas templarias... Todas las misiones tienen objetivos secundarios que sólo en ocasiones revisten cierta dificultad. Una vez que se hagan suficientes misiones, ya sólo queda eliminar al jefe templario del área. Lograda el área, se aumentan los ingresos y, bueno, lo normal en Assassins Creed, ¿no? 


En el caso del interés de Evie en el sudario, las misiones tienen un toque más sofisticado y, ¿por qué no decirlo?, más interesante. El hecho de que las misiones de Evie sean, normalmente, más sigilosas, le confiere un mayor atractivo. Matar a diestro y siniestro es un hecho diferencial de Assassins Creed, pero a uno le inunda una gran satisfacción cuando completa misiones sin tener que armar una jarana desproporcionada.

Las misiones de los aliados se resumen casi en lo antedicho, con la excepción de las que nos ofrecen Robert Topping y Ned Wynert. En mi opinión, las de Robert son las más divertidas: las carreras de coches de caballos y las peleas en el ring me entretienen casi más que las demás misiones. Las misiones de Ned, consistentes en interceptar o escoltar carruajes, y robar trenes y barcos son un excelente modo de ganar dinero de manera rápida, lo cual se agradece mucho, sobre todo al principio del juego.

Os preguntaréis para qué queremos el dinero, pues para mejorar y crear equipo y armas. Con las misiones que hacemos para nuestros aliados ganamos lealtad con ellos y nos entregan diagramas para nuevas mejoras y equipo. Al contrario que los que pasaba en AC Unity, por muchas mejoras y equipos que haya, obtenerlas todas es factible. No han incluido los odiosos puntos de credo que tenían un claro hilo sacacuartos. Sin embargo, AC Syndicate sólo nos pide dinero del juego para crear y mejorar. Se agradece el cambio. 

  
Como os comentaba en mis primeras impresiones, hay desarrollo de los personajes mediante la compra de habilidades. Se siguen empleando puntos de habilidad. Estos se consiguen mediante experiencia que se obtiene realizando las tareas habituales de apertura de cofres, asesinatos, misiones, etc... Cada mil puntos, un punto de habilidad. Las habilidades más caras cuestan 6 puntos, y muchas de ellas no son accesibles sin haber adquirido una habilidad anterior. Las habilidades en las que difieren los hermanos son las más caras, como habréis supuesto, y tal vez lleguen en un momento en el que la historia está demasiado avanzada como para hacer notar una verdadera diferencia entre usar a uno u otro.

Porque eso es algo a tener en cuenta en AC Syndicate, si te limitas a ganar puntos de habilidad sin avanzar en la historia principal se puede producir una simplificación bastante grande del juego. Como yo suelo dejar la historia principal para el final, mucha parte del resto del juego es coser y cantar.

Paso ahora al análisis de cuestiones extra. Empiezo por los crímenes terroríficos, en los que conocemos a un pequeño Arthur Conan Doyle. Se trata de una mejora notable sobre las investigaciones que teníamos que hacer en AC Unity. Ciertamente, es bastante más interesante que aquellas, sobre todo cuando resolvemos el último crimen. Es un punto a favor de Ubisoft haber mejorado las investigaciones. Me ha resultado mucho más interesante que aquellas, y se nota que han incluido mejoras que facilitan la resolución de cada caso.


Otros extras son las misiones de Karl Marx y de Charles Darwin. Están un poco cogidas con pinzas, sobre todo considerando que parece que tenemos que concentrar a todas las mentes pensantes de la época. Aquello es como Cuéntame, que se ven en la necesidad de que todo se centre en la familia Alcántara... Para completar el famoseo de la época no podemos pasar por alto a Graham Bell ni a la propia Reina Victoria. Con las misiones de la reina cerramos el juego tras completar la historia principal. De todas estas misiones, las que más me han gustado son las de Graham Bell, que supone una suerte de "Q" a lo James Bond. Cada vez que tienes una misión, te encuentras con un cacharro nuevo.

Y hablando de cacharros nuevos, AC Syndicate nos ofrece las bombas voltaicas, que son un arma de destrucción masiva (cuidado con los civiles) y la tirolina, que es una versión muy mejorada del gancho de AC Revelations. Sin duda, disponer de la tirolina agiliza muchísimo la escalada y tránsito en los edificios de Londres. Bienvenida sea, pues parte de los objetos coleccionables sólo son accesibles con ella.


Sigamos precisamente con los coleccionables. Tenemos dibujos, catas de cerveza, fallos de helix y cajas de música. Estas últimas nos permiten desbloquear un traje de los precursores para Evie. Pelín chillón para mi gusto, pero encaja con el toque que le han dado a Minerva, Juno y compañía. En cuanto a los demás coleccionables, las cervezas nos dan un cinturón para Jacob (el equivalente para Evie son las capas), por lo que se pueden entender que bien vale el tiempo invertido en la búsqueda.

Abro ahora un espacio de crítica con tinte negativo para Ubisoft. Desde hace un par de entregas hay elementos coleccionables que no disponen de mapas que puedas comprar en tiendas, sino que te "invitan amablemente" a gastar créditos de Helix o dinero real para tener un mapa (eso, o te miras en youtube dónde anda todo). En este caso se trata de los fallos de Helix y las cajas de música. Esta estrategia no es más que un sacacuartos. Por suerte, a medida que vamos jugando y descubriendo fallos sociales de Helix conseguimos créditos. En este aspecto, mi recomendación es que no paguéis más dinero. En mi caso, al final del juego tuve suficientes créditos de Helix para comprar el mapa que me hacía falta sin gastar más pasta.

La dualidad Jacob-Evie se resuelve en favor de ella. Jacob es un buen personaje, mucho mejor que Edward (al que se menciona en el juego y cuya casa visitamos), Connor y compañía. A salvo queda Ezio que es, con mucho, el personaje más carismático de la saga. Pero Evie aporta un toque distinto y un perfil, más propio del sigilo, que permite realizar las misiones con más elegancia y menos rudeza que su hermano. Supera con mucho a Aveline, de AC Liberation. Me sobra un poco más la historia de amor con Henry Green, pero eso es harina de otro costal. Por último, también tiene una interesante confrontación con la mano derecha de Starrick, el templario principal de la entrega.


Y sí, vayamos a Starrick, Son muchas las escenas que nos presentan su personalidad, pero pocos los enfrentamientos directos con él. Su final está un poco deslucido, pero como personaje es bastante mejor que el sosainas templario de AC Unity. Sí se habría agradecido algún momento más de confrontación, al estilo de Rodrigo Borgia en Assassins Creed II, pero ese enfoque hace tiempo que quedó fuera de lo que nos ofrece Ubisoft.


Vayamos rematando la faena con una cuestión sorprendente. Hay una parte secundaria que me dejó un poco frío al principio: La Primera Guerra Mundial. Se trata de una serie de misiones más relacionadas con los precursores que nos mete en la piel de Lydia Frye, nieta de Jacob. Esta excusa para meter con calzador a Churchill me vino bastante bien para completar los odiosos trofeos de PS4, y la verdad es que en un primer momento me chocó bastante. Aun así, parecía muy del estilo de las distorsiones de Helix de AC Unity que no terminaron de convencerme. Con carácter general, cuanto más avanzada es la época de historia de juego, menos Assassin´s Creed me parece. Aun así, mi calificación personal de esta parte ambientada en la Primera Guerra Mundial es bastante positiva porque aporta cuestiones como el combate contra los zepelines bastante curiosas. Se trata, en resumidas cuentas, de una suerte de minijuego dentro de AC Syndicate que tiene cierto peso y acierto.


Resumiendo, AC Syndicate ha mejorado con mucho (tampoco era difícil) a AC Unity. Merece la pena invertir tiempo y dinero en él, y deja un buen sabor de boca. Me pregunto qué será lo próximo, y cómo trabajará Ubisoft, porque, no nos engañemos, todavía tienen mucha pasta que sacarnos.

4 comentarios:

Sr. Forfy dijo...

Gran reseña. Debo decir que no me gustan los AC pero tus reseñas son realmente chulas.

Abrazote!

P.d: "(...) un buen sabor de BODA (...)" XD

Bindôlin Filadut dijo...

Jaja. Grande tu comentario. Edito la errata. Se nota que no me leo a mí mismo...

Sr. Forfy dijo...

Espero que esto merezca un post en esta página:

http://www.vandal.net/noticia/1350671481/primeras-imagenes-del-rodaje-de-la-pelicula-de-assassins-creed-con-michael-fassbender/

Sinceramente, mejor prota (que además, se dice fan!) imposible.

Esperemos que los valores de producción la alejen del cartonpiedrismo de Aguila Roja (que tiene excusa: es tele).

Bindôlin Filadut dijo...

Espero un buen trabajo en la película. Assassins Creed Linage, siendo un proyecto menos ambiciosos, tenía una gran factura.

Por otro lado, ya era hora de que España tuviese protagonismo en Assassins Creed. Creo que no lo han explotado en condiciones.

Fassbender me parece una excelente elección. A ver qué tal sale todo.

Un abrazo.