lunes, 13 de junio de 2011

Del trabajo del Máster

Recuerdo como si fuera ayer una de las partidas de MERP que organizó uno de los jugadores de mi grupo. Era la primera aventura que creaba, y yo estaba seguro de que la había trabajado bien. Por cómo es y los gustos que tiene, sabía que iba a haber bastantes licencias mitológicas en la aventura y por dónde podía discurrir, pero eso a mí no me importaba demasiado.

No sé muy bien qué pasó, pero aquella noche no entramos muy en serio a la aventura. Al comienzo del relato del Master hice una serie de preguntas rápidas de situación. Eran sobre la época de la Tercera Edad en que se ambientaba la partida, la ubicación geográfica y demás. Yo las hacía en serio, para tener una composición de lugar, tal y como comienzo mis propios módulos.
No sé si fue porque les importara un bledo mientras hubiera orcos que matar, o porque les estaba aburriendo ya jugar al rol, pero el caso es que aquellas preguntas derivaron en un cachondeo generalizado del resto de pjs que intenté disipar poniendo algo de seriedad, y ayudando así al Máster.

Afortunadamente, tras bastantes esfuerzos, la partida tomó un rumbo algo más serio y se pudo medio terminar, aunque con gesto de algunos pjs de "estar por estar". Analizada con perspectiva, la partida ofrecía variantes, y partes secundarias que nos habrían hecho disfrutar de lo lindo. Ya os digo, un poco previsible en algún aspecto pero bastante pasable siendo la primera aventura creada por aquel jugador.



Sin embargo, mi amigo no volvió a dirigir. Me produjo bastante enfado por el modo que tuvieron al tratarlo el resto de pjs que, dicho sea de paso, no eran capaces de imaginar un guión distinto de "avanza, pega, avanza".


Todo aquello, he de admitirlo, me provocó mucha pena. De algún modo, fue el preludio de la disolución del grupo de rol. No se puede despreciar el trabajo del Máster de esa manera. Por muy rara que salga la partida, o por poca diversión que haya terminado proporcionando, hay que tomarse en serio lo que otra persona ha trabajado. Ya no es una cuestión de ética rolera, es una cuestión de educación.

14 comentarios:

Narrador dijo...

A uno de mis jugadores le pasa lo mismo cuando dirige: no tiene voluntad suficiente como para acabar con el cachondeo que se monta en sus partidas. Lo bueno es que como tiene más moral que el alcoyano, pues ahí sigue.

Bindôlin dijo...

Gracias por comentar, Narrador.

Si tu jugador tiene ese ánimo, que siga dirigiendo. Cuando coja experiencia, seguro que sabe poner fin a esas situaciones.

Transmetropolitan dijo...

Sjupongo que en estos casos los jugadores veteranos deberíamos poner nuestro granito de arena.

Otra cosa sería definir cláramente que partidas van a ser más de coña que otras... porque el cachondeo casi siempre está presente por mucho que lo intentemos evitar.

Bindôlin dijo...

Fijar de modo previo el carácter de la partida me parece muy acertado, Transmetropolitan.

En el caso que exponía en la entrada, parecía que estábamos jugando a Paranoia en vez de a MERP.

Gracias por comentar.

Wulwaif dijo...

La verdad es que es una situación difícil la que se encontró el compañero.

Aquí es donde los jugadores veteranos deberían hechar un cable pero también los jugadores que no se involucran deberían asumir que si no tienen ganas no deberían participar.

Figu dijo...

Yo soy partidario de partidas amenas, donde se permitan alguna que otra broma, pero claro, si deriva al cachondeo se desvirtúa la partida. En mi caso tengo un jugador que me trae de cabeza, se distrae constantemente, y no hay cosa que me de más coraje que me pregunten algo y mitad de la respuesta quiera ya jugar o hacer algo, mamona pa eso no preguntes, ¿no? Ay que le vamos a hacer, como reza el dicho rolero, "no hay peor personaje, que un buen amigo"

Bindôlin dijo...

Gracias por comentar, Wulwaif. Efectivamente, para tomárselo así, mejor dejarlo.

Bindôlin dijo...

Menuda cruz que te ha caído, Figu. Espero que con el tiempo ese jugador se percate de que desentona.

En mi grupo también los había que preguntaban y según le estabas respondiendo ya estaban tirando dados. En fin, tostones de jugadores, como viene a rezar ese dicho rolero.

Gracias por comentar.

Haco dijo...

Creo que como dice Transmetropolitan los demás directores o jugadores con más experiencia deben ayudar a solucionar esas situaciones siguiendo al director y no corrigiéndolo, ya que eso lo dejaría sin autoridad.
Creo que un: "¿Os gustaría a vosotros que os hicieran lo mismo?" O cualquier otra actuación bastante brusca de ese tipo suele poner a los jugadores en su sitio, y los que tienen exepriencia ya saben que hay que mantenerse firme y matar a algún jugador tocapelotas o hacerle tirar una de conociemientos a ver si él sabe algo!!

Bindôlin dijo...

Gracias por comentar, Haco. Como Máster me dieron ganas más de una vez de impartir justicia a base de rayos asesinos con estos jugadores cansinos. El problema es que ni si quiera reaccionen a estos estímulos...

Gerry_lopez dijo...

Cada día me doy más cuenta de la suerte que he tenido con mis pjs...
Rayos divinos para todos... Esa sería mi política... y el que no quiera jugar...pues a ver el fútbol.
Un saludo y anima a ese compañero!

Bindôlin dijo...

Gracias por comentar, Gerry. Pues sí que has tenido suerte. En mi grupo, aparte de este master novato que comentaba en la entrada, había uno que sólo quería mata-mata, otro cuya idea del rol era "Yo pego pero que no me peguen", el típico mago que calentaba agua... En fin, un disparate...

eT dijo...

Hola! La escena que comentamos creo que se ha dado al menos una vez en la vida de cada rolero... creo que despues de ver eso todos aprendimos que cada termino en la formula que arma una buena partida de rol es importante: el master debe ser respetado por sus jugadores, ya sea él mismo el que construye ese respeto o sean los jugadores que lo ceden de buena fe (o por lo que sea). El grupo tiene que ser compatible, no digo "amigos", hay veces que conocer demasiado a la gente (en el uno-a-uno, digamos) no funciona en un grupo mas numeroso y muchas veces hay que "ajustarse". La aventura por supuesto una vez que lo anterior esta consolidado es lo que culmina en la diversion. Pero sin la base de un buen grupo y un master que dirija a todos y a todo, es raro que no sea divertido solo a expensas de alguien.

Bindôlin dijo...

Gracias por comentar, eT. Efectivamente, toda esa suerte de factores influye para plantear la partida y disfrutarla. Me alegro de que el tema esté dando tanto de sí.